Linkedin
Youtube
google +
twitter
facebook
Calle Catalina Huanca 120, 2do Piso San Isidro
Teléfono: (511) 221 0533 Correo: contacto@somark.pe

Desnudando un Tuit: ¿saben lo que compartimos cada vez que tuiteamos?

Compartir información…Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

« Regresar

Cada vez que enviamos un Tuit estamos comunicando, a través de 31 categorías, diferentes de información. Datos como la identidad de su creador (obvio) pero también, si fue humano un “bot”, las coordenadas (latitud y longitud) de su origen o si está relacionado a contenido potencialmente ofensivo.

Diseño: hacer que lo complejo se vea simple y lo cotidiano bello, “humanizar” objetos haciendo que sea más fácil usarlos y que se adecuen mejor a nuestras necesidades. Hoy en día vemos esta tendencia en todos lados, la computadora que están usando en este momento para leer este post responde, probablemente, a esta necesidad de hacer que las cosas se vean mejor se sientan mejor y funcionen mejor.

¿Qué tiene que ver todo esto con #Twitter? Pues que parte del secreto de esta red social para ser considerada hoy como una empresa pública multimillonaria se debe a que han hecho que, algo tan simple como enviar un mensaje de 140 caracteres, se vea como algo básico pero que encierra una enorme sofisticación.

¿Cómo conocer la anatomía de un tuit? Fácil, la estructura de cada uno es pública y Twitter revela al mundo parte de la tecnología que utiliza bajo la forma de un API (Application Programming Interface) que permite a cualquier desarrollador crear herramientas o aplicaciones a partir de ellos.

Mucha de la información que lleva cada tuit es natural como la cantidad de veces que la gente lo ha marcado como favorito, cuantas veces fue re-tuiteado, quién es su creador, cuantos seguidores tiene, a cuántos sigue, etc. Pero también va información más compleja, por ejemplo con varios tuits, y sus multi – coordenadas y matemática un poco compleja se puede dibujar un “atlas” y saber a qué distancia se originaron uno de otro.

Esta es parte de la magia y genialidad de Twitter, todo este valor nació a raíz de un impulso humano muy primitivo: el deseo de comunicarnos y de lograr cierto nivel de influencia sobre los otros. A esto le puso números (followers) le agregó algo de gamification y recompensas (favoritos) y ahora lo potencia permitiendo usar imágenes.

Así que la próxima vez que lancen un tuit háganlo con cariño, deséenle buena suerte en ese viaje y sean consientes que están comunicando mucho más de lo que dice el mensaje. Literalmente.

Recibe Nuestro Boletín